sábado, agosto 18, 2007

ARTICULACION ENTRE TELETRABAJO & RESOLUCION ELECTRONICA DE DISPUTAS RED/ODR!

AMIGOS: Hemos sido invitado a exponer en el 2do Congreso Iberoamericano de Teletrabajo, que se llevara a cabo el proximo mes de septiembre en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires, Argentina, el tema sera Resolucion Electronica de Disputas & el Teletrabajo.

En virtud de ello y preparando mi exposicion, estuve navegando la web y no encontre casi nada de material que los vincule, ya que ellos mas que ser parte del futuro, ya deben ser el presente, por ello y para comenzar a compartir conceptos con Uds. y a recrear ideas, le he pedido al Lic Claudio Altisen, quien es un especialista en el tema de Teletrabjo, me haga llegar algun material que nos sirva como disparador.Con su generosidad acostumbrada asi lo ha hecho y lo comparto con Uds, aguardo vuestros comentarios sobre la posible articulacion de esta actividad y la Resolucion Electronica de Disputas.

Aqui abajo el material de Claudio:

Irrenunciable optimismo.

Lic. Claudio Altisen

Nicholas Negroponte culminaba su libro Ser Digital con una decidida apuesta al optimismo [1].

Optimismo que todavía puede sostenerse, aún con teniendo clara conciencia de que el actual desarrollo tecnológico tiene su lado oscuro: La digitalización creciente de los procesos de producción y de los servicios conducen a la exclusión del mercado laboral de amplias masas de trabajadores... El "empleo vitalicio en una sola Empresa" ya ha comenzado a desaparecer. Lo que ha comenzado a desarrollarse velozmente es una transformación radical de la naturaleza de nuestros mercados de trabajo: por un lado, cada vez más trabajamos menos con átomos y más con bits y, por otro lado, en la medida en que esos bits corren por la autopista informática (Internet), se produce un fenómeno según el cual la masa laboral de 2.000.000 de indúes y de chinos, por ejemplo, ya comienzan a conectarse (literalmente) y a digitalizarse... teletrabajan. Un diseñador independiente (free lance), por ejemplo en Santa Fe, compite con su contraparte en Madrid... Las Empresas estadounidenses ya están recurriendo a terceros en Rusia y en la India, no sólo para encontrar mano de obra más barata, sino para asegurarse una fuerza laboral intelectual, altamente capacitada y dispuesta a trabajar más duro, más rápido y en forma más disciplinada.

A medida que el mundo de los negocios se globaliza e Internet crece, comenzamos a observar un lugar de trabajo digital sin fisuras. Los límites geopolíticos tan importantes para la manipulación de "átomos" (agua mineral, ropa, maquinaria, etc. con su correspondiente arancelamiento, tarifas, aduanas, etc.), casi no cuentan —o cuentan cada vez menos— para el almacenamiento y manipulación de los "bits".

A medida que nos vamos moviendo hacia ese mundo digitalizado, un importante sector de la población mundial comienza a sentirse y verse excluido. Cuando un trabajador de la industria siderúrgica, de cincuenta años de edad, por ejemplo, pierde hoy su trabajo, muy probablemente no tiene —a diferencia de su hijo de 24 años— flexibilidad digital alguna. Es un analfabeto informático, lo cual lo transforma en un info-pobre y, como tal, en alguien difícilmente empleable. Cuando una joven secretaria de hoy pierde su trabajo, si por lo menos está familiarizada con el mundo digital, tendrá habilidades transferibles y aprovechables en otras actividades; es decir, tendrá fexibilidad digital.

Los bits no son comestibles y, por lo tanto no pueden paliar el hambre de los desocupados en forma directa. Las computadoras no tienen moral, y no son capaces de resolver temas tan complejos como la falta de empleo. Los Gobiernos tienen la obligación de moverse en esa dirección. Sin embargo, estar digitalizados nos da muchos motivos para ser optimistas. Casi como una fuerza natural, la era digital no puede ser negada ni detenida. Lo más racional es tratar de conocer sus problemas actuales, los límites de lo que puede modificarse y optimizarse, y en cómo lograrlo.

La digitalización tiene cuatro grandes cualidades que la hacen tan atractiva:

1) La descentralización.

2) La globalización.

3) La armonización.

4) La motivación.

Veamos...

1) El efecto descentralizador de la digitalización no puede ser percibido en ningún otro lado con la fuerza con que se lo percibe en el comercio y en la industria de la computación misma. La línea de trabajo tiende a que la Empresa del futuro cubra sus necesidades de computación en forma escalonada, poblando su organización de computadoras personales (independientes e interconectadas a la distancia), que cuando resulte necesario puedan trabajar al unísono para solucionar problemas más complejos.

Esta mentalidad de descentralización, se está extendiendo en diversísimas áreas de nuestra sociedad. La tradicional visión centralista de la vida, se está convirtiendo en cosa del pasado.

2) Los Estados están constantemente exigidos por los desafíos que les plantea la globalización. Los países son —al mismo tiempo— más grandes y más pequeños. Se toman decisiones particulares, enmarcadas regionalmente, con conexión global.

3) El efecto armonizador de la digitalización de la vida cotidiana, ya se está haciendo sentir. Disciplinas y Empresas que antes estaban del todo separadas, comienzan a relacionarse operativamente.

En la misma Escuela, los niños tienen la posibilidad de ver las mismas cosas desde muchas perspectivas diferentes.

Esos chicos, libres de los viejos prejuicios digitales, constituyen una nueva generación que puede hacer emerger un paisaje digital armonioso.


4) Pero, ante todo, el optimismo nace de la naturaleza motivadora de la digitalización. El acceso, la movilidad y la habilidad para efectuar cambios es lo que hará que el futuro sea tan diferente del presente.

Este optimismo no está puesto en la espera de un descubrimiento futuro, o en que se concrete un invento. El descubrimiento y el invento ya están, aquí y ahora. Los bits son hoy. Su naturaleza es casi genética, dado que cada generación está más digitalizada que la anterior. Los bits que controlan ese futuro digitalizado están, más que nunca antes, en manos de los jóvenes, y nada podría fundamentar mejor nuestro optimismo.


NOTA:

1. Nicholas Negroponte, Ser Digital / Ed. Atlántida, Bs. As. 1995. pág. 229.

1 comentario:

RUBEN DARIO dijo...

Muy bueno el articulo del licenciado Altisen, en cuanto a su semejanza con la precarizacion laboral o flexibilizacion laboral.-
Ruben Dario